En países del primer mundo existen granjas de donde se extrae la energía eléctrica a partir del viento.
Es la forma de obtención energética alternativa más extendida a lo largo del mundo.